21.8.12

La idea de huir



Querido amigo:

Debo admitirlo. He estado pensando en huir.

Tomar la mochila, unas cuantas monedas y simplemente caminar. ¿Para qué quedarme aquí sin hacer nada? No importa si la vida es larga o corta, de cualquier forma hay que vivirla y no desperdiciarla. Sí, quiero largarme ahora y comenzar a viajar, conocer lugares y personas –tendré que mandar muy lejos a la timidez-, tener nuevas experiencias, participar.

En noches como ésta, respiro profundamente y dejo que mis pulmones se llenen de esa ilusión y esperanza, de ése aire fresco poco frecuente. Quiero llorar, porque tengo esperanza. Quiero llorar, porque quiero vivir y aun así, sigo aquí.

Pero supongo que podré hacerlo en algún momento, sólo necesito deshacerme de estos fuertes amarres.

Algún día.

Adiós.

1 comentario:

Escúpelo, que dentro te hace daño.