24.9.12

Momento

Así que se miraron a los ojos.

Él giró inmediatamente la cabeza, intentando que ella no pudiese notar la ansiedad en su rostro.

Ella también giró la cabeza, queriendo perderse en la vista que le ofrecía la ventanilla del autobús. Pero seguía pensando en él. En los ojos claros de ése chico. Una sonrisa se extendió por su rostro.

Volvió a dirigir la mirada hacia el chico, que continuaba parado en el pasillo del autobús; él la estaba viendo. Por unos cuantos segundos, ambos sostuvieron las miradas. Después, intentaron no verse más.

Era un jueguito estúpido. ¿En serio? ¿Esa era la forma en la que flirteaban? ¿Unas cuantas miradas y ya? 

Ella comenzó a sonreír estúpidamente. Era lo único que podía hacer. Él, en cambio, se maldijo por no ser lo suficientemente extrovertido como para atreverse a hablarle.

Una última mirada.

El autobús se vació, él tomó asiento y ya no volvió a verla.

Tres paradas más.

Entonces ambos se levantaron de sus asientos y fueron hasta la puerta trasera del bus para bajar. Afuera, cada quién tomó su camino y trató de olvidar al otro.

Fue solo un momento.

Así que se miraron a los ojos. Habían mantenido un tonto jueguito de miradas, donde ambos intentaban huir el uno del otro. Él se recriminaba no ser más extrovertido para poder hablarle. Ella sonreía, pensando en que las miradas eran la única forma de flirtear.

Él le dedicó una última mirada y se sentó tras vaciarse el autobús.

Ella quería dejarlo pasar, pero por alguna razón no podía.

Él, de poder manejar su timidez, habría dejado su asiento para ir hasta ella. Le habría preguntado si se podía sentar en el asiento contiguo y vacío. Le habría preguntado su nombre, de dónde era, dónde estudiaba y porqué lo miraba.

Ella, de no tener tanto miedo de resultar herida, le habría regalado su mejor sonrisa, porque él realmente le habría agradado. Le habría hecho preguntas y quizá, hasta le habría dado su número de teléfono o correo electrónico.

Ambos se habrían conocido. Se habrían gustado. Habrían formado una relación. Una de las buenas.

Pero todo había quedado en un momento.

4 comentarios:

  1. Because people is stupid and shy and lets the moment pass.
    Accurate.

    ResponderEliminar
  2. Órale, dos versiones del mismo momento. Está bueno.

    ¿Es parte de tu ejercicio de escritura?

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado. Se nota en la historia lo que el miedo y la timidez hacen que se pierdan grandes oportunidades

    ResponderEliminar
  4. Un pequeño impulso lo habría cambiado todo.
    Yo soy de esos que piensan mucho estas cosas, en las que si hubiéramos hecho algo diferente, si hubiéramos dicho otra cosa o directamente no la hubiéramos dicho (o sí) podíamos haber tomado otro rumbo. Nunca sabremos si un rumbo mejor o peor. Por eso siempre hay que aceptar en las cosas que ya están hechas :).

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.