1.1.13

2 0 1 3

Porque a veces no hay palabras para describir el todo. No tengo palabras para describir cuántas situaciones tuve que atravesar éste año. Sobreviví al 2012, sobreviví (y no me refiero al cataclismo maya). Aún estoy aquí. Y no estoy demasiado feliz pero tampoco estoy triste. 
El 2012 fue un año difícil en muchos sentidos. Desde el final del 2011 hasta los primeros meses del 2012 estuve en un periodo de dolor que me jodió hasta los huesos. Poco a poco, dejé de sentirme tan mal por ciertas cosas y comencé a sentirme aún peor por muchas otras. A travesé crisis y momentos malos, tuve una cantidad gigantesca de sentimientos y pensamientos no idóneos y estuve imaginando catástrofes en un 90%. Incluso con los momentos malos, los no tan malos ni tan buenos y los definitivamente muy buenos, puedo decir que estoy contenta de haber sido parte del 2012, de ustedes y lo estoy muchísimo más de que ustedes hayan sido parte de mí, de éste país y de mis otros blogs (muchos de ellos muertos). 

Así que 
¡G R A C I A S!

Espero que este 2013 esté lleno de momentos maravillosos, recuerdos fascinantes y cosas que nos hagan flipar. Espero que éste año todo mejore. Espero que el 2013 sea nuestro año. 

En otras noticias, Desordenado Cosmos ya está activo desde hoy. Los invito a que den unas vueltecicas por allá. En lo personal, espero que este 2013 sea muy letrado y, sí, les diré, que planeo hacer un Diario de libros, un diario de ilustraciones y relatos, el reto de una foto por día y muchas cosas así. Espero cumplirlo, porque siempre digo que lo haré y termino aplazándolo. En fin, que les deseo lo mejor. 

Con amor siempre, 
Ana.

3 comentarios:

  1. Anniee!! Espero que este 2013 sea muy bueno para vos :) y que sea mucho mejor que este que se fue, además de que esté lleno de maravillosas lecturas que alegren tu alma!
    besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Este va a ser nuestro año :D

    ResponderEliminar
  3. Feliz año!! y espero que sigamos con el contacto

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.