3.3.13

El cielo gris

Perdida su mirada en el cielo gris, sin ningún rastro de color azul, pensó en la tristeza que le hacía sentir tan cansada y sin valor.
—Me estoy muriendo, a cada momento, y nadie se da cuenta.
Lloró. Pensó que su tristeza era como aquel cielo gris. La depresión era tan espesa como las nubes que le imposibilitaban ver la belleza del cielo azul. La depresión le hacía no ver las cosas buenas de la vida que le ocurrían. Podía ver las vidas de los demás, tan agradables y perfectas, pero no podía ver nada bueno en la suya. Sin embargo, se aferraba a la idea de que existía algo mejor.
Debía existir un cielo azul que le hiciese sentir mejor. ¿Pero cómo encontrarlo? ¿En dónde? ¿Cuándo?
Y la pregunta más importante: ¿Aguantaría hasta poder encontrarlo y verlo?

3 comentarios:

  1. Que hermoso el poema!! Màs de una vez todos nos sentimos asi en un dia gris!
    un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hermoso! Yo siempre tengo un pensamiento en mente: ante la adversidad, dibuja una sonrisa en tu rostro.
    Un beso y enhorabuena.

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.