1.5.13

Amaba a la vida

Amaba a la vida, la amaba tanto, que quería vivirla correctamente.
Sabía que la vida era corta como para preocuparse o sufrir; 
sin embargo no podía evitarlo y a menudo se derrumbaba en llanto.

Y es que, realmente amaba a la vida, que sabía que tenía que aprovecharla.
Sabía que tenía que hacer cosas que la complacieran a sí misma;
sin embargo, no lo hacía y a menudo se derrumbaba en llanto.

Amaba a la vida, la amaba tanto, que un día no pudo más. 
Sabía que perdía, que rechazaba toda posibilidad de vivir;
sin embargo, tomó una navaja y se derrumbó por última vez en llanto. 


5 comentarios:

  1. me ha gustado ese contraste, a veces me siento así, querer dejarlo todo pero siempre hay cosas que nos unen a ella...

    ResponderEliminar
  2. Los relatos depre no son lo mío, pero me chiflan las cosas con rima. Me gustó mucho, tengo debilidad por las polaridades e ironías c:

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana c:

    Muy bueno el escrito, con ese tono triste que muy a menudo acompaña tus relatos, me gustó..

    Besos :3

    ResponderEliminar
  4. Me gusta porque es bastante irónico!
    Un beso Ana! :)

    ResponderEliminar
  5. Un muy buen texto con final triste y angustioso pero con gran ritmo que lo hace muy legible. Estaré pendiente de los próximos.

    Besos,

    Abel

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.