4.6.13

Carta a los lectores: No es un adiós

Queridos lectores:

Sé que he estado muy ausente, que las ideas ya no vienen tan a menudo y que me he dedicado más a quejarme que a intentar traer la chispa que anteriormente caracterizaba a éste blog. Vale, que no era una gran chispa y aún así, me gustaba un montón. Quizá es por eso, que al fin planeo hacer lo que tiempo atrás rondó por mi cabeza: cerrar éste blog. 

Un año atrás, hice un nuevo blog llamado Desordenado Cosmos (que también abandoné, por cierto) para poder cerrar éste y continuar allá. Sin embargo, por variadas razones, no me atreví a decir adiós. Simplemente le tengo demasiado cariño y el tan solo pensar en clausurar "El país..." me llena de melancolía. Incluso así, siento que necesito nuevos aires y por eso mismo, les aviso que quitaré a éste blog de mi lista. No creo actualizarlo seguido, aunque cualquier cosa podría suceder.  

También, quiero aprovechar ésta cartita, para agradecerles sus atenciones y su compañía. Espero que puedan alcanzarme en otros medios y que continuemos llevándonos. 

¡Gracias por todo!


{ Clic, clic, clic }

3 comentarios:

  1. ;n; me lo veía venir. Siiggghhh creo que sos la primera de unas cuantas.
    Te deseo suerte, pero desde luego, nos vemos en Tumblr c:

    ResponderEliminar
  2. iuwbiwbfw lo peor es que creo que Atomic tiene razón,sos la primera de unas cuantas,pero fnuweifew a este blog le tengo cariño.
    Nos hablamos por tumblr o face:)

    ResponderEliminar
  3. Ayy Annie!! No quiero que te vayas de blogger!! :(
    Espero que decidas volver,total dijiste que no era un adios,verdad??
    Todas andamos un poco desaparecidas pero es porque a veces no se puede llevar tan al dia un blog cuando se te juntan unas cuantas responsabilidades o cuestiones en tu vida,pero bueno!
    Igual quiero decirte que siempre voy a tenerle un cariño especial al País de la palabra escrita, a vos y a las lindas entradas que siempre nos traias!! Te quiero Ana! :)
    besitos y nos veremos en facebook!

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.