29.10.15

constelación de besos

Querida mamá:

Durante mucho tiempo me pregunté por qué el amor no estaba hecho para mí. Cumplí veinticuatro sin enamorarme por primera vez, cumplí veinticuatro sin haber besado por primera vez. Esperé y esperé, pero nada sucedió. Me pregunté si necesitaba cambiar, si necesitaba ser valiente para invitarlo a una cita, para decirle que me gustaba. Me pregunté si había algo malo en mí. 
Hoy, puedo decirte que me enamoré; me gustaría que estuvieras aquí, que pudieras conocerlo.Hace años que nuestros caminos se juntaron, pero nunca pensé que algo pudiese pasar entre nosotros, especialmente porque se disfrazó de una persona más. Ahora, volvió a mi vida de la forma más inesperada posible, mientras trataba de cruzar una transitada avenida, y nuevamente usó un buen disfraz: el de mi mejor amigo. 
Ni siquiera me di cuenta del momento en que no pude dejar de pensar en él. Lo unico que sabía era que la urgencia de verlo incrementaba segundo a segundo, que al cerrar los ojos podía unir los lunares de su mandíbula en una constelación, que mi alma se derretía cuando estaba cerca de mí. Sabía que moría lentamente cada vez que reíamos juntos hasta llorar. 
Él llegó inesperadamente, así como tú te fuiste. 
Me encantaría que pudieses conocerlo. Apuesto a que, cuando lo vieses por primera vez, no lo aprobarías por su forma de vestir, por el piercing en su ceja y su actitud de chico malo. Pero él me hace más feliz de lo que jamás pensé que alguien pudiese hacer. 
Cuando el día termina y vuelvo a donde él está y uno sus lunares con una constelación de besos, siento que todo tiene sentido. Y me gustaría que pudieses verme así, mamá. Feliz. 


1 comentario:

  1. </3
    POR QUÉ TODO LO QUE ESCRIBIS ME PONE TRISTE
    en el buen sentido
    creo

    ResponderEliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.