6.2.16

TTC . Ambientaciones del pasado

It's not thor'sday! IT'S CATURDAY!!! Y por eso traigo un Top Ten Caturday que está justo a tiempo. En serio, no miento. Miren, un gatito en el cielo con diamantes.

Esta vez va de ambientaciones. ¡Aquí voy!

El vampiro | John William PolidoriEste fue uno de los primeros relatos cortos que leí en mi vida. Apenas vi el tópico de la semana, supe que tendría que estar dentro de la lista. Y es que, la historia me resultó fascinante desde que la leí por primera vez. Una ambientación oscura, frívola y neblinosa. Bueno, al menos así fue como me sentí mientras lo leía. 

La historiadora | Elizabeth Kostova. Lo que recuerdo de esta novela, es que se ambientaba en Rumania e iba del misterio vampiresco que rodea a Vlad Tepes. Pero ya investigando, porque la verdad es que no recordaba mucho, he redescubierto que la novela transcurre en muchos otros países europeos. Sé que imaginé ruinas, bosques, niebla, frío y un estilo gótico que por allá de mis quince años era muy pobre. Tengo pendiente la relectura de esta novela, so... esperen que venga a hablar de ella este año.
Carmilla | Joseph Sheridan Le Fanu. Otra historia de vampiros, ya sé. Pero esta en especial es igual de importante que El vampíro. En realidad, ambos relatos vienen en un solo tomo que yo adoro y que he querido hurtar a mi hermana jáh. Carmilla narra la historia de una chica que hace migas con la hija de un noble y pronto cosas raras ocurren. Lo mejor de todo es que la escenografía gótica y esa aura tenebrosa vuelven a aparecer. 
Memorias de una geisha | Arthur Golden. Si de ambientaciones hay que hablar, esta novela no puede faltar. Recuerdo noches de lluvia y a Chiyo caminando con zapatos muy altos (de los que ya olvidé el nombre). La cultura japonesa en su máximo esplendor; con un montón de vocabulario y costumbres por disfrutar y aprender. Hnnnng, una novela jugosísima en cuestión de ambientación. 
Jane Eyre | Charlotte Brontë. Una de mis novelas favoritas de toda la vida. Cómo olvidar esa sensación de estar viviendo en el norte de Inglaterra, con colinas y cielos grises, raros cielos azules. Esa sensación de un amor desventurado, imposible, y después, un amor verdadero y doloroso. Ah, una dulzura. Además, el señor Rochester es divino. ¡Tenía que estar! 
El diario de Ana Frank | Ana Frank. ¡Ah, me es imposible hablar de este libro! No lo sé, es simplemente muy doloroso. Me encantó cuando lo leí, pero tuve que hacerlo de forma lenta porque era muy doloroso para mí el pensar en todas esas familias y personas que murieron en el Holocausto. Bajo el terror de la guerra, el miedo de ser descubiertos y aún encerrados en cuatro paredes, esta historia te ambiente de una forma entrañable y certera en esta época oscura de la humanidad. 
Cometas en el cielo | Khaled Hosseini. Dejen todo y compren esta novela. Se los digo en serio, es un must. Preciosa, especialmente, porque todo lo que sabía sobre el medio oriente antes de leer este libro es que había guerra, destrucción e injusticia. Pero esta novela de Hosseini me mostró un Afganistán lleno de vida, color y alegría. Después, la guerra. Y mientras tanto, la entrañable historia de dos mejores amigos. La ambientación pasa de ser el escenario casi-perfecto al caos y es jodidamente doloroso.
¿Las conocen? ¿Las han leído? La verdad es que tenía el plan de mencionar muchas otras novelas, pero no es mi intención aburrirles, así que lo condensé en mis novelas favoritas de todos los tiempos (sin contar a La historiadora, aclaro).  Lamento haberme tardado mucho en publicar el TTT de esta semana, pero es que en el trabajo no tengo computadora y cuando llego a casa estoy muy cansada o la pc no está disponible y eso me complicó mucho el poder sentarme a redactar. En otras noticias, mi celular está cada vez peor y muere aunque tenga el 90% de batería; así que ahora no puedo leer en pdf allí. ¡¿Qué más podría salir mal?! Ah, sí... Tengo gripe.

Mientras tanto, me iré a disfrutar del dormingo y pronto traeré reseñita de películas porque sí (y es que fui a ver La quinta ola y ugh, bueno, ya sabrán). ¡Besicos palabreros!

2 comentarios:

  1. Me siento mal de no haber leído los clásicos tan comunes como Jane Eyre, pero leí Ana Frank, eso es bueno haha supongo.
    Saludillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tú has leído más clásicos que yo, eso que ni qué :v

      Eliminar

Escúpelo, que dentro te hace daño.